Santoral 30 de mayo

5/5 - (151 votos)

Santoral del día 30 de mayo según el Martirologio Romano.

juana de arco
Santa Juana de Arco

Santa Juana de Arco la Doncella de Orleans

Juana de Arco, ​también conocida como la Doncella de Orleans, fue una joven campesina francesa del siglo XV considerada una heroína en su país por su papel durante la fase final de la Guerra de los Cien Años.

A los trece años, Juana de Arco confesó haber visto a san Miguel, a santa Catalina y a santa Margarita, y declaró que sus voces la exhortaban a llevar una vida devota y piadosa.

Tras ser rechazada inicialmente por el Carlos VII se le confió un ejército de 5000 hombres con el que consiguió derrotar a los ingleses y levantar el cerco de Orleans.

Acabado su cometido, Juana de Arco dejó de oír sus voces interiores y pidió volver a casa, pero ante la insistencia de sus seguidores siguió combatiendo hasta ser capturada y entregada a los ingleses.

Los ingleses la juzgaron ante un tribunal eclesiástico y la consideraron culpable de herejía y brujería.

Fue condenada a muerte. Falleció en la hoguera el 30 de mayo de 1431.

Hoy no sólo es una de los nueve santos patronos de Francia. La iglesia la recuerda con ocasión del aniversario de su muerte cada 30 de mayo.

Todos los santos: Santoral 30 de mayo

  1. En Porto Torres, de Cerdeña, san Gabino, mártir (c. s. IV).
  2. En Cesarea de Capadocia, santos Basilio y Emelia, los cuales fueron padres de los santos obispos Basilio Magno, Gregorio de Nisa y Pedro de Sebaste, y de santa Macrina, virgen. Estos santos esposos, habiendo sido desterrados de su ciudad en tiempo del emperador Galerio Maximiano, habitaron en las soledades del Ponto y, después de la persecución, dejando a sus hijos por herederos de sus virtudes, descansaron en paz (349 y 372).
  3. En Pavía, de Lombardía, san Anastasio, obispo, el cual, habiendo abandonado la herejía arriana, profesó firmemente la fe católica (c. 680).
  4. En Geheel, de Brabante, en Austrasia, santa Dimpna, virgen y mártir (s. VII/IX).
  5. En Tervueren, también de Brabante, en Austrasia, tránsito de san Huberto, obispo de Tongres y Maastricht, discípulo y sucesor de san Lamberto, que dedicó todas sus fuerzas en difundir el Evangelio por Brabante y las Ardenas, y allí combatió las costumbres paganas (727).
  6. En Sevilla, en España, san Fernando III, rey de Castilla y León, que fue prudente en el gobierno del reino, protector de las artes y las ciencias, y diligente en propagar la fe (1252).
  7. En Rouen, de Normandía, en Francia, santa Juana de Arco, virgen, que, conocida como la doncella de Orleans, luchó firmemente por su patria, pero al final fue entregada al poder de los enemigos, condenada en un juicio injusto y quemada en la hoguera (1431).
  8. En Londres, en Inglaterra, san Lucas Kirby, presbítero y mártir, que en la persecución durante el reinado de Isabel I fue colgado en la triple horca de Tyburn después de muchos tormentos. Con él padecieron el suplicio en el mismo patíbulo los beatos presbíteros y mártires Guillermo Filby y Lorenzo Johnson, así como Tomás Cottam, de la Compañía de Jesús (1582).
  9. En la misma ciudad y treinta años después, reinando Jacobo I, beatos Guillermo Scott, de la Orden de San Benito, y Ricardo Newport, presbíteros y mártires, quienes, por ser sacerdotes, fueron estrangulados, pero el segundo, como aún respiraba, fue muerto a espada y descuartizado (1612).
  10. En Kampala, en Uganda, san Matías Kalemba, de sobrenombre Mulumba o el Fuerte, mártir, que habiendo abandonando el culto mahometano, después de su bautismo en Cristo renunció al oficio de juez y propagó la fe cristiana con empeño, por lo cual padeció torturas en tiempo del rey Mwanga y, privado de todo consuelo, entregó finalmente su espíritu a Dios (1886).
  11. En Savona, en Italia, tránsito del beato José Marello, obispo de Acqui, en el Piamonte, que fundó la Congregación de los Oblatos de San José, dedicada a la formación moral y cristiana de los jóvenes (1895).
  12. En el campo de concentración de Buchenwald, de Turingia, en Alemania, pasión del beato Otón Neururer, presbítero y mártir, el cual, por haber convencido a una joven católica para que no simulase la celebración del matrimonio con un partidario del régimen hostil a Dios y a los hombres, y que estaba ya casado, le encerraron en la cárcel, donde, a pesar de todo, continuó ocultamente con su ministerio entre todo tipo de tribulaciones, hasta que consumó el martirio al ser colgado por los pies cabeza abajo (1940).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.