Santoral 1 de diciembre

5/5 - (261 votos)

Santoral del día 1 de diciembre según el Martirologio Romano.

Santo del 1 de diciembre de 2022

san Eloy
San Eloy

San Eloy

San Eloy o San Eligio, del latín Eligius, el elegido, fue un obispo de Noyon (Francia), orfebre y acuñador del siglo VII. Fue también ministro de hacienda para Dagoberto I.

Se le recuerda por:

  • Fundar un monasterio en Solignac y otro en París.
  • Acoger a santa Godoberta como monja en Noyon.
  • Contribuir a la extinción de creencias propias de la cultura mediterránea a manos del cristianismo.
  • Prohibir la veneración de las Trivias (a las cuales se respetaba desde la Antigua Grecia).

Es el santo patrón de plateros, orfebres, joyeros, herreros, metalúrgicos y numismáticos.

Su santo se celebra el 1 de diciembre de 2022.

Todos los santos: Santoral 1 de diciembre

  1. Conmemoración de san Nahúm, profeta, que predicó a Dios como el que gobierna el devenir de los tiempos y juzga con justicia a los pueblos.
  2. En Milán, ciudad de la Transpadania, san Castriciano, obispo (s. III).
  3. En Poitiers, de Aquitania, santa Florencia virgen, que convertida al Dios verdadero por el obispo san Hilario durante su destierro en Asia, luego le siguió al regresar a su tierra (s. IV).
  4. En Frejus, de la Provenza, san Leoncio, obispo, que favoreció la vida monástica de san Honorato en la isla de Lérins, y al cual san Juan Casiano, su amigo, le dedicó las diez primeras Colaciones (c. 433).
  5. En Cenómano (hoy Le Mans), de Neustria, san Domnolo, obispo, que antes había sido abad del monasterio de San Lorenzo de París y que resplandeció por la fuerza de sus milagros (581).
  6. En Verdún, de Austrasia, san Agerico, obispo, que edificó iglesias y bautisterios, y, habiendo convertido su iglesia en asilo de prófugos, tuvo que padecer mucho por parte del rey Teodorico (588).
  7. En Noyon, de Neustria, san Eloy, obispo, que, siendo orfebre y consejero del rey Dagoberto, edificó monasterios y construyó monumentos a los santos con gran arte y elegancia, y más tarde fue elevado a las sedes de Noyon y Tournai, dedicándose con gran celo al trabajo apostólico (660).
  8. En la ciudad de Cotiniola, en la Emilia, beato Antonio Bonfadini, presbítero de la Orden de Hermanos Menores, el cual, predicando la Palabra de Dios, durante largo tiempo recorrió muchas regiones de Italia y lugares de Tierra Santa (1482).
  9. En Colchester, en Inglaterra, beato Juan Beche, presbítero de la Orden de San Benito y mártir, el cual, siendo abad del monasterio de San Juan, por mantener la fidelidad al Romano Pontífice fue acusado de crimen de traición y condenado a la pena capital por el rey Enrique VIII, acabando en el patíbulo (1539).
  10. En Londres, también en Inglaterra, santos Edmundo Campion, Rodolfo Sherwin y Alejandro Briant, presbíteros y mártires durante el reinado de Isabel I, eximios por su fortaleza y carácter. San Edmundo, que de joven había profesado la fe católica, siendo admitido en Roma en la Compañía de Jesús y ordenado sacerdote en Praga, regresó a su patria, donde, de palabra y por escrito, consolidó en gran manera las almas de los fieles y, por esto, después de muchos tormentos murió en Tyburn. Con él también sufrieron los mismos suplicios san Rodolfo y san Alejandro, mereciendo último ser admitido en la Compañía de Jesús, estando ya en la cárcel (1581).
  11. En York, también en Inglaterra, beato Ricardo Langley, mártir, que bajo el reinado de la misma Isabel I fue condenado a la pena capital y ahorcado, por haber hospedado a sacerdotes (1586).
  12. En el campo de concentración de Auschwitz, cerca de Cracovia, en Polonia, beato Casimiro Sykulski, presbítero y mártir, que, durante la guerra, por mantener con fortaleza la fe ante los perseguidores de la Iglesia, fue fusilado (1941).
  13. En la ciudad de Dire-Daua, en Etiopía, beata Liduina (Elisa Anagela) Meneguzzi, virgen del Instituto de San Francisco de Sales, que, cual espejo de humildad y caridad cristiana, mostró la misericordia de Dios entre los pobres, enfermos y cautivos (1941).
  14. En Isiro, de la República Popular del Congo, beata Clementina Nengapeta Anuarite, virgen de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia y mártir, que, en la persecución que se desató durante la guerra civil fue apresada junto con otras religiosas, a las que exhortó a que vigilaran y oraran, resistiendo con gran fuerza la torpe pasión del capitán de los soldados, el cual, enfurecido, la mató a causa de Cristo, su Esposo (1964).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *