Santoral 10 de junio

5/5 - (188 votos)

Santoral del día 10 de junio según el Martirologio Romano.

santo 10 de junio beato Juan Dominici
Beato Juan Dominici

Beato Juan Dominici

Juan Dominici nació en el siglo XIV. A los 17 años entró en los dominicos del priorato de Santa María Novella de Florencia.

Tuvo problemas para ser admitido, por su escasa educación y su tartamudez, defecto éste último que desapareció según se cuenta por milagro de Santa Catalina de Siena.

Se interesó mucho por la educación cristiana de la juventud. Llegó a ser prior de Santa María Novella y restauró la Orden de Predicadores.

Con el tiempo se trasladó a Venecia, donde desarrolló una intensa labor pastoral y se ganó una fama de brillante orador y buen conocedor de las Sagradas Escrituras.

Tras la muerte de Inocencio VII fue enviado como embajador de Florencia al Cónclave de 1406, donde hizo una defensa de la necesidad de unidad en la Iglesia. En ese Cónclave se eligió a Gregorio XII, quien se llevó consigo a Juan como confesor y consejero y en 1408 le consagró como arzobispo de Ragusa (Sicilia) y después le hizo Cardenal de San Sixto.

Murió en Buda (Hungría) humilde y santamente, el 10 de junio de 1420. La Iglesia Católica lo conmemora cada 10 de junio con ocasión de la efeméride de su fallecimiento.

Todos los santos: Santoral 10 de junio

  1. En Auxerre, en la Galia Lugdunense, san Censurio, obispo (s. V).
  2. En París, de Neustria, san Landerico, obispo, de quien se cuenta que, en tiempo de hambre, para atender a los pobres enajenó los ornamentos de la iglesia, y que edificó un hospital junto a la iglesia catedral (657).
  3. En Rochester, en Inglaterra, san Itamar, obispo, que fue el primero de la región de Kent en ser elevado al orden episcopal, brillando por la dignidad de su vida y por su erudición (656).
  4. En Dobrowo, en Polonia, muerte de san Bogumilo, obispo de Gniezno, que, después de renunciar a su sede, llevó en este lugar vida eremítica, consumado por su austeridad (1182)
  5. En Bolonia, en la provincia de Emilia, beata Diana de Andalò, virgen, la cual, superando todas las dificultades de su familia, prometió ante santo Domingo abrazar la vida claustral e ingresó en el monasterio de Santa Inés, que ella misma había fundado (1236).
  6. En Treviso, en la región de Venecia, beato Enrique de Bolzano, carpintero y analfabeto, que entregaba a los pobres todo lo que tenía y ya al final, casi sin fuerzas, pedía lo necesario para vivir, no dejando de compartirlo con los mendigos (1315).
  7. En la ciudad de Buda, en Hungría, tránsito del beato Juan Dominici, obispo de Ragusa, que, después de la peste negra, restauró la observancia regular en los conventos de la Orden de Predicadores, y luego, enviado a Bohemia y Hungría para contener la predicación de Juan Hus, le sorprendió la muerte (1419).
  8. En Londres, en Inglaterra, beatos mártires Tomás Green, presbítero, y Gualterio Pierson, monjes de la Cartuja de esa ciudad, los cuales, por haberse opuesto al rey Enrique VIII en sus pretensiones de supremo moderador en asuntos eclesiásticos, fueron encerrados en lóbrega cárcel, donde murieron de hambre y enfermedad (1537).
  9. En Turín, del Piamonte, en Italia, beato Marco Antonio Durando, presbítero de la Congregación de la Misión, que fundó la Congregación de las Hermanas de Jesús Nazareno, para cuidar enfermos y jóvenes abandonados (1880).
  10. En la ciudad de Moerzeke-les-Termonde, cerca de Gante, en Bélgica, beato Eduardo Poppe, presbítero, que con sus escritos y su predicación propagó por Flandes, en tiempos difíciles, la formación cristiana y la devoción a la Eucaristía (1924).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.