Santoral 3 de diciembre

5/5 - (261 votos)

Santoral del día 3 de diciembre según el Martirologio Romano.

Santo del 3 de diciembre de 2022

santo del 3 de diciembre san Francisco Javier
San Francisco Javier

San Francisco Javier

San Francisco Javier o también fue un religioso y misionero navarro (Javier, Navarra – España) del siglo XVI.

Francisco Javier fue un misionero jesuita de primer orden. Fue uno de los fundadores de la Compañía de Jesús y estrecho colaborador de su fundador, Ignacio de Loyola.

Destacó por sus misiones en el oriente asiático y en Japón, por las cuales recibió el sobrenombre de Apóstol de las Indias.

Falleció el 3 de diciembre de 1552 en la isla de Shangchuan (China) a la edad de 46 años.

Fue canonizado por la Iglesia católica con el nombre de san Francisco Javier.

Es copatrón de Navarra junto con san Fermín de Amiens.

Su santo se celebra el 3 de diciembre de 2022.

Todos los santos: Santoral 3 de diciembre

  1. Memoria de san Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, el cual, nacido en Navarra, fue uno de los primeros compañeros de san Ignacio que, movido por el ardor de dilatar el Evangelio, anunció diligentemente a Cristo a innumerables pueblos en la India, en las Molucas y otras islas, y después en el Japón, convirtiendo a muchos a la fe. Murió en la isla de San Xon, en China, consumido por la enfermedad y los trabajos (1552).
  2. Conmemoración de san Sofonías, profeta, que en los días de Josías, rey de Judá, anunció la ruina de los impíos en el día de la ira del Señor y robusteció con la esperanza de la salvación a los pobres y menesterosos.
  3. En Tánger, de la Mauritania, san Casiano, mártir (c. 300).
  4. En Winchester, en Inglaterra, sepultura de san Birino, el cual, enviado a Gran Bretaña por el papa Honorio, tuvo su primera sede en Dorchester y difundió con empeño el anuncio de la salvación entre los sajones occidentales (650).
  5. En Chur (Coira), de la Recia, entre los helvecios (hoy Suiza), san Lucio, eremita (c. s. IV).
  6. En Londres, en Inglaterra, beato Eduardo Coleman, mártir, que, por haber abrazado la fe católica, fue acusado falsamente de conjuración contra el rey Carlos II, siendo ahorcado en Tyburn y, aún con vida, descuartizado (1678).
  7. En Trento, de la región del Véneto, beato Juan Nepomuceno De Tschiderer, obispo, el cual administró aquella Iglesia con el ardor evangélico de la fe, pero con comprensión, y en tiempo de aflicción dio a su grey un admirable testimonio de amor (1860).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *